Es curioso que siendo una de las primeras preguntas que formulamos a los empresarios que nos consultan, nadie es capaz de darnos el dato y los que nos facilitan un dato en teoría válido, tras un par de cálculos sencillos descubrimos que no es correcto.

Por definición el punto muerto de una empresa es la venta mínima que necesita generar para no tener pérdidas. Evidentemente en este valor varia mucho según el tipo de negocio y los valores base de cálculo estimado, no obstante es un dato que debemos tener siempre en nuestro objetivo para conocer que situación de tesorería se estima tener.

Antes de iniciar, distingamos los valores que afectan a un punto muerto real, respecto a los valores que afectan a la tesorería del local. Es decir podemos estar ganando dinero, pero por el contrario no somos capaces de llegar a final de mes. Esto es debido sobre todo a las cargas financieras que tenga el local, lo que es evidente es que si nuestro punto muerto no se alcanza, mucho menos llegamos al equilibrio de tesorería.

Vamos a realizar un ejercicio sencillo sin entrar a muchos detalles de como calcular el punto muerto de un local:

  • Coste el alquiler  del local o la carga equivalente (letra mensual)
  • Coste de otros gastos del local como comunidad

La suma de estos valores en teoría no deben superar el 10% de las ventas estimadas, por tanto el importe se divide entre 0.10 y tendremos un primer valor aproximado.

Agregamos los valores de costes de personal, entendiendo que la plantilla de personal es la adecuada. Sería recomendable que primero se revisara la plantilla en base al número de horas que permanece abierto el local y que disponemos de 11 meses por año y trabajador.

  • Coste de nóminas del personal
  • Coste de seguros sociales y otros costes de empresa (dietas, complementos, etc...)
  • Coste de gestoría que lleve nóminas (si procede)
  • Coste de gestoría que lleve la contabilidad (si procede)

Sumando estos importes a los anteriores, tendremos el punto mínimo de dinero necesario o el que debemos disponer según abrimos la puerta del local (aunque aún nos faltan algunos capítulos).

Sobre el valor anterior vamos a hacer los incrementos necesarios para buscar el valor objetivo.

  1. Sumar al dato anterior la estimación de consumo eléctrico del local (en caso de no haber abierto el local calcular un ratio de 600 eur/mes para locales de 50 a 90 m2). Para locales superiores en tamaño incrementar en porcentaje según la iluminación del local. Es decir un local de 180 m2 debería estar próximo a los 1.200 eur (puede variar según sea el clima de la localidad).
  2. Sumar el 8.5% del coste de vajilla disponible, esta estimación se debe al coste de amortización de la misma a lo largo de un año. La amortización es imprescindible ya que por uso, hurto o envejecimiento, necesitaremos poner al día este elemento.
  3. Sobre al valor acumulado vamos a estimar la materia prima necesaria a vender, normalmente un local tipo cafetería tradicional tiene un 32%, puede variar al alza si tenemos menús o comidas/meriendas, incluso un 40% si tenemos básicamente restaurante. Por el contrario sitios de copas o locales especializados pueden bajar al 30% o incluso menos. Por tanto dividir entre el complementario del valor acumulado. Ejemplo: sobre un total acumulado de 5.000 eur la materia prima de un local tipo 35% sería 5000/0.65 que nos da un total de 7.692,30
  4. Sobre el valor obtenido incrementamos un 5% como mínimo de imprevistos, normalmente este valor suele ser del 10% para locales de más de 5 años de antigüedad y desciende hasta el 5% para locales de 2 años. Los de primer año o apertura es casi imposible bajar del 10%. Por tanto sobre los 7.692,30 antes calculado dividimos por 0,90 y obtenemos 8.500 eur.

Este valor será en principio nuestro punto muerto, la recomendación es dividir este valor entre 4 para obtener la venta mínima estimada por semana. No intente calcular la venta por día, ya que es un valor que fluctua mucho a lo largo de la semana.

Si la venta que usted tiene en el local es inferior al dato que ha obtenido, realmente tiene un problema claro de pérdidas y debe estudiar como reorganizar la gestión del local, costes y los precios de venta.